Blog

Perfil ético del odontólogo en los roles administrativos. Por Dr. Héctor Enrique Villota Romo

Si nos remontamos a los anales de la historia, para buscar las primeras aproximaciones al concepto , encontramos que Aristóteles definio la ética como esa doctrina de las costumbres, son esas virtudes éticas las circunstancias morales que acompañan el desarrollo de la vida para conseguir un fin. Y en un sentido más antiguo, la palabra ética se deriva del griego ethika de ethos referida al comportamiento y costumbre, es el suelo firme, es el fundamento y la raíz de donde brotan todos los actos humanos. Ya de manera más general podemos decir que la ética es una amalgama de reglas y normas morales que rigen el modo de actuar y el comportamiento humano.

Filosóficamente es el estudio de la moral, es el conocimiento y la capacidad de hacer un discernimiento entre lo que esta bien y lo  que esta mal en todos los actos de la conducta humana. El ser ético debe hacerse presente en todos los aspectos del quehacer cotidiano; en la actitud frente a las diversas vicisitudes de la vida, en

la interrelación y comportamiento con los demás, en mantener una estrecha coherencia entre lo que se predica y los que se hace, es la capacidad de tomar decisiones frente a dificultades y problemas; pero con fundamento en los valores sociales, asumiendo posiciones y defendiéndolas con criterios.

En el ámbito administrativo y de gerencia para el sector de la salud es ya muy normal ver a los profesionales del gremio ocupando distinciones administrativas, no solamente en la parte privada sino también en la publica y por consiguiente para el tema especifico de nuestros colegas odontólogos es necesario refrendar los postulados establecidos en el Código de Ética del Odontólogo Colombiano en lo concerniente a las relaciones de este con las instituciones, con la sociedad y con el estado; para este último caso la ética pública debe ser una impronta de acción para el profesional que incluya en esencia valores y principios que redunden de manera cierta en facilitar la convivencia , respetarlas particularidades de las personas,preservar el bien común, honrar las diferentes acciones públicas con cumplimiento, responsabilidad y honorabilidad.

Cuando el odontólogo, es elegido para ocupar un cargo publico o solamente quien lo designe, si no también la sociedad, depositan en él, su confianza para que las normas generales de la administración pública se preserven, especialmente en:

  • Que el interés general prevalece sobre el interés particular
  • Que es imperativo para el funcionario pública el cuidado de la vida en todas sus formas.
  • Que los bienes públicos son sagrados
  • Que la finalidad del Estado es el mejoramiento de las condiciones de vida de toda la población
  • Que la función primordial del servidor público es servir a la ciudadanía
  • Quien administra recursos públicos rinde cuentas a la sociedad sobre su utilización y los resultados de su gestión
  • Que los ciudadanos tienen derecho a participar en las decisiones públicas que los afecten.

Descendiendo al tema específico de nuestra profesión tenemos como  garantes en los diferentes temas ético profesionales a los Tribunales Nacional y Departamental de Ética Odontológica que son unas entidades creadas por la Ley 35 de marzo 8 de 1989 y reglamentadas por el Decreto 491 de 1990, con autoridad para conocer de los procesos disciplinarios ético – profesionales que se presenten por razón del ejercicio de la odontología en Colombia. Son los órganos de control y régimen disciplinario odontológico, que brindan garantías a los odontólogos y sus pacientes, propendiendo por el reconocimiento de los derechos y deberes de unos y otros en el ámbito del ejercicio profesional de la odontología en Colombia, con fundamento en la Ley 35 de 1989.

Dr. Héctor Enrique Villota Romo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *