Blog

Seguridad del paciente y la ética odontológica. Dra. Andrea Lucia Rivera

En Colombia en 2008 el ministerio de salud, con el objetivo de prevenir la ocurrencia de situaciones que afectaran la seguridad del paciente, y de ser posible eliminar la ocurrencia de eventos adversos, impulsó una política de seguridad del paciente y una guía técnica de buenas prácticas en seguridad a las cuales les desarrolló unos paquetes instruccionales para que las instituciones tuvieran indicaciones técnicas que permitieran su implementación práctica. La seguridad del paciente se define entonces como el conjunto de elementos estructurales, procesos, instrumentos y metodologías basadas en evidencia científica que propenden por minimizar el riesgo de sufrir un evento adverso en el proceso de atención de salud o de mitigar sus consecuencias.

Implica también la evaluación permanente de los riesgos asociados a la atención en salud. Es decir que la política de seguridad del paciente está íntimamente relacionada con el evento adverso que es el resultado de una atención en salud que de manera no intencional produjo daño. Estos eventos adversos pueden ser prevenibles y no prevenibles, prevenibles cuando dicho evento es el resultado no deseado, no intencional, que se habría evitado mediante el cumplimiento de los estándares del cuidado asistencial disponibles en un momento determinado y un evento adverso no prevenible es el resultado no deseado, no intencional, que se presenta a pesar del cumplimiento de los estándares del cuidado asistencial. No obstante, la evidencia científica ha demostrado que cuando un evento
adverso ocurre, es la consecuencia final, derivada de una secuencia de procesos defectuosos que han favorecido la aparición del evento adverso o no lo han prevenido. Es fundamental la búsqueda de las causas que originaron el evento adverso, el análisis causal, análisis de la ruta causal, de tal manera que se puedan definir e identificar las barreras de seguridad y realizar planes de mejora que permitan evitar la ocurrencia de estos. Es así que en el ejercicio de la odontologia ha pasado de ser simple, poco efectivo y relativamente seguro a ser complejo, efectivo y potencialmente peligroso para la salud bucal , mental y física del paciente, si no existen el adecuado diagnóstico, pronostico y tratamiento en el procesos de atención en salud específicamente la atención en odontología, este servicio ha llegado a convertirse en un servicios que en muchas ocasiones el factor monetario, prevalece sobre el bienestar y seguridad del paciente, faltado a la ética en algunos profesionales, los cuales ha permitido que se incurra en la violación del código de ética odontológica ( Ley 85 de 1989). Para lo cual es importante desde el tribunal se implemente estrategias de sensibilización en la ética dado que muchos de los eventos adversos si bien es cierto existen eventos no prevenibles que están dados muchas veces por la condición del paciente tanto física como mental, también existen situaciones en su gran mayoría prevenibles si el profesional se adhiere a las guías, a los protocolos de atención como también el estar capacitado e idóneo para realizar procedimiento odontológicos específicos, porque se ha identificado que muchos de los eventos que se presenta es por el desconocimiento de los protocolos, guías e insuficiente evidencia científica como también por la falta de habilidad y destreza del operador así mismo errores de planeación y ejecución de tratamiento durante la atención, lo cual han impactado negativamente en el paciente generando, en ocasiones, los llamados eventos adversos y dejando secuelas irreparables en ellos. Por tal razón, para considerar una atención en odontología segura, debe estar enmarcada sobre todo en la ética profesional cumpliendo con cada uno de los deberes como profesional de la odontología y siempre salvaguar dando la integridad del paciente.

Dra. ANDREA LUCÍA RIVERA FERNÁNDEZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *