Blog

Carencia de reglamentación para el Ejercicio de la ortodoncia en Colombia. German Eduardo Martinez Corzo / Luis Fernando Calderón Moncayo

En Colombia el ejercicio de las profesiones relacionadas con las ciencias de la salud se encuentra reglamentadas para todo el territorio Nacional; la odontología como disciplina que vela por la salud oral de las personas, no es ajena a un marco legal que regula su quehacer profesional.

La ortodoncia es una especialización encargada del estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación y función de las estructuras dentomaxilofaciales, que supone del facultativo que la ejerce una mayor capacitación, así como cumplir con requisitos específicos que le permitan aplicar sus conocimientos en la práctica clínica. No obstante, si en dicha práctica o al momento de verificar los resultados del tratamiento se evidencia la causación de cualquier daño, por fuera del riesgo previsto, el profesional se encuentra obligado a reparar dichos daños en favor del paciente.

Parte de la ética es la suma de principios en la actuación de los miembros de una profesión, con sus deberes y derechos, que resultan determinantes para generar conductas aceptables socialmente. La preservación de la salud y de la calidad de vida de las personas es inherente a los profesionales de la salud de ahí que, en el desempeño profesional, la susceptibilidad a errores y fallas en la atención es una condición probable que se aminora de acuerdo al grado de preparación académica que tenga el ortodoncista, siendo esta una justificante en la reglamentación de las especializaciones.

Hoy por hoy, lastimosamente, se llevan a cabo prácticas totalmente irregulares por parte de empíricos e ilegales en ortodoncia que adelantan tratamientos de esta especialidad en sus propias casas

de habitación o residencias, situación que atenta no sólo contra la salud de las personas sino que también viola las reglamentaciones y normas de habilitación, bioseguridad, las concernientes al sistema general seguridad social, de seguridad y salud en el trabajo, así como la validez de la convalidación u homologación de títulos obtenidos en el extranjero.

El nivel de informalidad y de enorme riesgo de atentar contra la salud por parte de estas personas ha alcanzado una cota tan alta que se vende la ortodoncia como si fuera un puesto de dulces en plena calle, argumentando por parte de quienes cementan brackets en cualquier esquina, que no trae ninguna consecuencia negativa porque son artilugios únicamente estéticos.

Existe una carencia de reglamentación del ejercicio de la especialización en ortodoncia en Colombia, pues a pesar que en el artículo 15 de la ley 35 de 1989 se establece que “el odontólogo no debe comprometerse a efectuar tratamientos de los cuales no esté plenamente capacitado”, no existe una norma específica que regule con claridad el ejercicio de esta especialidad.

La Federación Odontológica Colombiana (FOC),a través de su actual presidenta la Dra. María Fernanda Atuesta, en diversas oportunidades ha denunciado la práctica ilegal de la profesión odontológica por lo que resulta de suma importancia elevar voces para contrarrestar acciones irresponsables, siendo más proteccionistas con la profesión para así velar por la salud del paciente.

Es necesario e improrrogable que los entes de control de la salud, creen mecanismos para la abolición de estas prácticas nocivas que se ofertan abiertamente a la luz de todos a través de redes sociales, internet y hasta en las calles y parques de las ciudades, que de no ser intervenidas oportuna y eficazmente por las autoridades conllevarían a configurar una posible responsabilidad por parte del Estado por su actuar negligente.

German Eduardo Martinez Corzo

Luis Fernando Calderón Moncayo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *