Blog

Importancia de la ética odontológica en la formación y ejercicio profesional. Pablo Andrés Arellano Ramos

Los riesgos a los que se enfrentan y exponen los profesionales y especialistas de la Odontología frente a las intervenciones que practican a los pacientes a nivel asistencial, son altos, pero en su gran mayoría prevenibles. No manejar con responsabilidad los riesgos en odontología, por parte del profesional, puede traer consecuencias que atentan contra la salud física, mental y emocional de la persona que recibe un tratamiento y como consecuencia final, que el odontólogo se vea inmerso en la apertura de procesos disciplinarios, civiles, administrativos o penales por faltas a la ética y a la gestión del riesgo.

El profesional y estudiante de Odontología que ejerce o ejercerá su profesión tiene la obligación ética de conocer y aplicar en su práctica cotidiana el Código de Ética del Odontólogo Colombiano enmarcado en la Ley 35 del 8 de marzo de 1989 y en el Decreto reglamentario No. 491 del 27 de febrero de 1990, normas vigentes en la actualidad y que son referente en el quehacer profesional de la Odontología.

Entre los aspectos imprescindibles que contempla el código está la relación odontólogo paciente la cual debe fundarse en el respeto permanente, el buen

trato, la libre elección del profesional por parte del paciente en la medida de lo posible, al igual que la libertad del para prescindir de sus servicios.

El profesional en Odontología tiene la obligación de explicar con claridad a su paciente el plan de tratamiento, ofreciendo las mejores alternativas, acordes a sus condiciones y a su capacidad de pago; debe también informar al paciente sobre el riesgo previsto, las posibles complicaciones y alternativas de manejo a su tratamiento dejando constancia por escrito en el Consentimiento Informado. La historia clínica debe cumplir con los requerimientos técnicos y normativos de la Resolución 1995 de 1999, i ncluyendo las respectivas f i rmas en su diligenciamiento con evoluciones al día, donde deben constar también los anexos y, por ejemplo, las imágenes diagnósticas contar con sus respectivas interpretaciones. Todas estas evidencias médico legales pueden, ante un posible proceso disciplinario, e xonerar a l odontólogo d e cualquier responsabilidad.

El profesional de la Odontología no debe comprometerse a realizar tratamientos para los cuales no se encuentra plenamente capacitado, lo que claramente se menciona en el artículo 16 del Código de Ética del Odontólogo toda vez que este debe tener en cuenta que la realización de tratamientos no coherentes y acordes con su formación clínica, es riesgo para la salud del paciente y para su ejercicio profesional, de ahí la importancia de enseñar la Ética odontológica en las Facultades de Odontología tanto de pregrado como posgrado y determinar los alcances de la formación profesional; es una prioridad y una obligación incluir la enseñanza de la ética en los planes de estudios en odontología para alcanzar las competencias y cualidades que deben caracterizar al futuro egresado.

El conocimiento del Código de ética odontológica busca prevenir que el profesional cometa faltas que puedan ser objeto de procesos disciplinarios, pues declara los principios del estatuto ético que todo odontólogo debe cumplir en su ejercicio profesional, con la utilización de conocimientos para el examen, diagnóstico, pronóstico y plan de tratamiento; servir dignamente a la comunidad que demanda sus servicios con calidad y oportunidad, manteniendo actualizados los conocimientos; actuar con honestidad; con respeto hacia la profesión y sus colegas, procediendo en todo momento con prudencia y probidad y nunca utilizar procedimientos que menoscaben el bienestar de los pacientes, ejerciendo la profesión con orgullo, altruismo y consideración por los pacientes.

Pablo Andrés Arellano Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *